Enviar por E-mail

Imprimir
Fuente chica
Fuente normal
Fuente mas
Fuente

¡BASURA PARA TODOS!

EL POZO DE LOS DESEOS REPRIMIDOS POR ÁLVARO CUEVA ¡BASURA PARA TODOS! ¡Felicidades! Si usted está leyendo esto es que llegó con vida a la segunda mitad de 2011. Sí, ayer terminó el primer semestre del año y como es tradición en esta columna le voy a hacer un pequeño resumen de lo que ha pasado en la televisión para que se dé cuenta de la cantidad de porquerías que nos hemos metido a la cabeza. Comencemos con la parte más delicada de todas por sus enemil implicaciones, con la que tiene que ver con las noticias. ¿Qué ha pasado con la televisión y los noticiarios desde que empezó el año? Salvo honrosas excepciones, puro mugrero. 2011 inició dándole un trato preferencial al caso Kalimba. ¿Se acuerda de la entrevista con Carlos Loret de Mola, de todo lo que se especuló en tantos lugares, de la distracción y del negociazo que significó esta nota? De ahí brincamos a la captura del J.J. donde, en la cúspide de lo sospechoso, a ese señor sí se le entrevistó como a la más grande de las luminarias. Por si esto no fuera suficiente, 2011 ha sido el año de lo estúpido. Entre lo medios, las redes sociales y nosotros mismos como consumidores de contenidos, hemos hecho de verdaderas idioteces, la más grande de las noticias. Y si no me cree, nomás acuérdese del “Juayderito”, del FUA y de la manera como nos entregamos a eventos que no tenían nada que ver con nosotros como la boda real en Inglaterra. Lo más doloroso es que, mientras esto pasaba por un lado, por el otro todo era guerra empresarial, aires de censura, periodistas firmando pactos y casos tan penosos como la breve, pero significativa, salida de Carmen Aristegui del Canal 52MX. Sí debemos preocuparnos porque si así comenzó el año, no quisiera ni imaginarme cómo va a terminar cuando estemos más cerca de las elecciones de 2012. ¿Qué podemos decir de la demás televisión sin caer en la típica mención de 968 títulos? Algo que a mí me duele mucho: México quiere ir para atrás. Será por tantas decepciones, por el capricho de unas cuantas cabezas o porque en el fondo estamos muy cómodos en nuestro universo de tradiciones, pero en el primer semestre de este año vimos una insistencia muy marca en nuestra televisión y en nuestra gente por volver al pasado. Por un lado, los “talk shows” tipo “Laura”, “Cosas de la vida” y “Ella es Niurka” regresaron como si nuestra máxima aspiración fuera regresar a los años previos a la transición democrática. Por el otro, las telenovelas nacionales que más funcionaron fueron las que más tuvieron que ver con épocas pasadas como “Teresa”, “Una familia con suerte” y “Cuando seas mía”. Y en medio, pura basura. Si no fueron unas revistas matutinas como para morirse de la vergüenza tipo “Hoy” y “Se vale”, fueron unas comedias nocivas y decadentes como “Guerra de chistes” y “Las lavanderas”. Esto, sin hablar de proyectos que han jugado con lo más sagrado que tenemos en este país: los niños. ¿Se acuerda usted de los bailes eróticos de “Sabadazo” y de las cancones para adultos interpretadas en “Pequeños gigantes”? Con razón desde enero ha sido cada vez más grande el número de personas que han emigrado de la televisión abierta a la televisión de paga y a la internet. En otros países la vida sigue con otra clase de propuestas y los ejemplos van desde las telenovelas de Telemundo como “La reina del sur”, “¿Dónde está Elisa?” y “Alguien te mira” hasta lo poco que nos ha llegado de Colombia, Argentina y Corea. Y ni hablemos del fenómeno de las series. Mientras que aquí nuestra máxima aportación fue un patético infomercial para la Policía Federal titulado “El equipo”, de allá, del extranjero, nos han llegado enormes maravillas. Si no han sido obras maestras de la televisión premium como “Mad men”, “Game of thrones” y “Spartacus: gods of the arena”, han sido experimentos fabulosos de sistema básico como “Glee”, “Shameless” y “Falling skies”, por mencionar sólo unos cuantos ejemplos. ¿Y nosotros? ¡“Bajo el alma”! Si no fuera por señales como Once TV México y Cadenatres que se han arriesgado con títulos diferentes como “XY” y “Bienes raíces” o con serie-novelas como “El sexo débil” y “Bienvenida realidad”, le juro que el panorama nacional sería muy triste. En este mismo sentido, hay que hacerle un reconocimiento público a Conaculta Canal 22 que nos obsequió un magnífico “Ópera prima en movimiento”, a La Red y al Sistema Jalisciense de Radio y Televisión por organizar eventos como el Foro Mundial de Medios Públicos, y a los valientes de la internet. Sí, a gente como Werevertumorro y Benshorts, y a los responsables de conceptos como “La bastarda” e “IrreverenTV”. Ellos rompieron con lo establecido, abrieron brecha y triunfaron. ¡Felicidades! ¡Gracias por haberlo hecho posible! ¿Y usted? ¿Cómo vio usted la primera mitad del año en materia de televisión? Creo que estuvo peor que otras veces. Creo que nos urge recapacitar. ¿O me equivoco?


Autor: 

 
 
 
 
     
 
 
 
 
 
 
 
  Todos los textos de Alvaro Cueva están registrados y protegidos por las leyes internacionales. Está prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin autorización por escrito del autor.
© All rights reserved on all material on all pages in this site, plus the copyright on compilations and design, graphic and logos. For information on reprinting material from this site, please contact.